Saltar al contenido

Ética en las despedidas de soltero: ¿Hasta dónde es demasiado lejos?

que no debes hacer en una despedida

Hay un viejo dicho sobre la distinción entre el arte y la pornografía: quizá no puedas definir la pornografía, pero “la reconoces cuando la ves”. Normalmente, la ética de la despedida de soltero funciona de la misma manera: si parece que está mal, seguramente está mal.

Pero nunca es tan sencillo, ¿verdad? Para ayudarte a guiar tu brújula moral, hemos creado una escala de lo que está mal en una despedida de soltero: “0” significa que eres inmaculado como un cordero; “10” significa que eres una basura tramposa y mentirosa que no tiene por qué casarse.

¿CUAL ES TU NIVEL?


1. Actividades Básicas de Vinculación Masculina


Puntuación de engaño: 0,000

Cosas inofensivas como jugar al póquer, fumar puros y beber algunas botellas de whisky bien añejado. Si tu prometida se siente amenazada por esta actividad, considera la posibilidad de cancelar la boda. En serio. Como mínimo, todos los hombres se merecen pasar un rato agradable con sus mejores amigos.

2. Coquetear con chicas al azar en el club


Puntuación de engaño: 1,5
Cuando tus amigos te arrastran a un bar, seguro que les dicen a las camareras y a las chicas al azar que es tu última noche de libertad, tu canto de cisne, tu última bocanada de aire fresco.

Para aclarar: esto es una mierda. Incluso si aceptamos que estar en una relación comprometida es perder la libertad (que no lo hacemos), tu “última bocanada de libertad” fue hace meses o incluso años: estás en una relación monógama; ya estás comprometido. Así que no puedes usar esto como excusa para desviarte.

Dicho esto, en tu noche de despedida de soltero, el coqueteo inofensivo debería ser irreprochable (siempre que siga siendo inofensivo).

2. Ir a un club de striptease… sólo para mirar


Puntuación de engaño: 3,5
Sí, en teoría, es posible ir a un club de striptease y sólo mirar. Esto tiene tanto sentido como ir a Leroy Merlin a mirar las tuberías y la madera.

O, más exactamente, es como coger una mesa en un restaurante y limitarse a mirar cómo comen los demás. Las bailarinas y el resto del personal de un club de striptease intentan ganar dinero, por lo que el hecho de que entres y ocupes espacio les está restando beneficios.

Además, es un insulto para las chicas si rechazas sus productos y servicios. Ellas trabajan muy duro para tu beneficio, sólo un verdadero idiota las ignoraría.

3. Dar propina a una stripper mientras está en el escenario


Puntuación de engaño: 4,2
Ya conoces la jugada. Es cuando la stripper hace su baile en el caño -en público, en el escenario- y tú pones algo de dinero delante de ti, y entonces ella te dedica un poco de atención extra. No es un baile erótico, pero es una forma de atención más personalizada. Puede que a tu prometida no le entusiasme, pero a la mayoría le parecerá bien.

4. El baile de la stripper


Puntuación de engaño: de 4,5 a 6,5
El gran debate. ¿Es un striptis un engaño?

Veámoslo desde la perspectiva de tu prometida. Una mujer caliente, esbelta y desnuda, te está apretando la entrepierna, haciéndote jadear de lujuria y frotando sus pechos por todo tu cuerpo. ¿Y te preguntas por qué tu prometida está celosa? Si se tratara de una chica cualquiera en un bar, tendría todo el derecho a dejarte allí mismo.

El contra-argumento: esto no es una chica al azar en un bar. Se trata de un acto controlado en un entorno controlado, y la stripper no quiere acostarse contigo, sólo quiere que pagues otros 100 euros.

Dos variables entran en juego:

Los pensamientos de tu prometida sobre el asunto.
Tus intenciones y actitudes hacia los bailes eróticos.
Digamos que tu prometida te prohíbe explícitamente los bailes eróticos, pero tus amigos no tienen esas limitaciones. Esto es una mierda. Es posible que tus amigos se burlen de ti. Y, francamente, esto puede indicar que tú y tu prometida necesitáis poneros de acuerdo sobre toda una serie de cuestiones de comportamiento. Dicho esto… las reglas son las reglas. A riesgo de ponerme cursi, tu prometida es más importante para ti que un baile de 3 minutos que cuesta más de 120 pavos.

La segunda variable: tus intenciones.

Si ves el baile erótico como algo divertido e inofensivo que forma parte del comportamiento de la despedida de soltero -como el juego en El Casino o el buceo en las islas hawaianas-, entonces ella no tiene nada de qué preocuparse.

Si, por el contrario, ansías los pechos de tu no prometida, insistes en más y más bailes eróticos y empiezas a tocar… entonces sí, tu prometida tiene una queja válida.

5. Besar a la stripper


Puntuación de engaño: 7
Todo el mundo es diferente, pero aquí es donde trazamos la línea. Llamanos anticuados, llámanos mojigatos, tildanos de estar de lado de la novia, pero un beso es un beso. Y besar es engañar. Sin embargo, como la stripper lo hacía sólo por dinero, este pecado no es tan grave como…

6. Besar a una chica al azar en el bar


Puntuación de engaño: 7,5
Te lo diremos directamente. El tipo que se besa con una chica al azar cuando está celebrando su próximo matrimonio es el tipo que luego tendrá una aventura, el tipo que hace realidad esa estadística del “50% de divorcios”. Solo lo digo.

7. Paja de una stripper


Puntuación de engaño: 8,1
Amigo. Te han hecho una paja. De alguien además de tu futura esposa. “Pero fue en una despedida de soltero!!!!!” no es excusa y no lo justifica. Has engañado. ¿Y ahora qué haces?

8. Mamada de una stripper


Puntuación de engaño: 8,5
Dejando de lado las infames racionalizaciones de Bill Clinton, una mamada cuenta como sexo. Si una mamada es lo suficientemente poderosa como para hacer que un presidente sea destituido, es lo suficientemente poderosa como para acabar con tu matrimonio.

9. Sexo con una stripper


Puntuación de engaño: 9,3
Enhorabuena. Acabas de comprarte una vida de vergüenza. Enterrarás esto, lo lamentarás y te avergonzarás de esto durante los próximos 70 años. O hasta tu divorcio. Me pregunto qué será lo primero.

10. Sexo con una chica al azar


Puntuación de engaño: 10.0
¿Por qué esto es peor que el sexo con una stripper? Desde el punto de vista de tu prometida, al menos una stripper es una profesional, no representa una amenaza real, y probablemente puede ser descartada como un trato de una sola vez.


POST RELACIONADOS

× Información y reservas